Reseña: Palmeras en la nieve, Luz Gabás.

Por fin vuelve El Marcapáginas y además con una gran novela, Palmeras en la nieve de Luz Gabás y editada por Temas de hoy. Después de un mes en el que mi vida ha cambiado totalmente, me he puesto a estudiar como una loca para las oposiciones y he tenido que preparar y corregir exámenes, hoy vuelvo a escribiros.original

Hace tiempo que quería leer Palmeras en la nieve ya que desde su publicación en 2012 me llamó la atención, pero como siempre entre unas cosas y otras hasta estas navidades no tuve oportunidad de ponerme con él. Me gustaría poder haceros la comparación con la recién estrenada película pero no he podido verla aún, así que mientras tanto por aquí os dejo mis impresiones de esta novela.

Clarence, una joven que vive en el valle de Pasolobino, encuentra en la casa de su familia las cartas que, tanto su padre como su tío, enviaban desde la finca Sampaka, en la isla de Fernando Poo, donde habían ido a trabajar en los cacaotales. A partir de la lectura de una de esas misivas la joven empieza a dudar sobre si los relatos que tantas veces le habían contado de pequeña eran ciertos totalmente y si su familia le guarda algún secreto. A través de un viaje que la chica hace a la isla y de los recuerdos de su tío Kilian, la narración nos lleva hasta esos años en los que los dos hermanos vivieron en la isla y como acabaron por maravillarse por la vida en la colonia con todo lo que implicaba esta. Descubriremos como un amor prohibido rodeado del proceso de descolonización hizo que los dos hombres tuvieran que volver a su lugar de origen dejando atrás un gran secreto. A través de Clarence el pasado y el presente se unen de nuevo cerrando así una historia que había quedado abierta.

Sin duda alguna, Palmeras en la nieve es una novela apasionante. Su argumento me atrapó desde el principio queriendo saber más de ese misterio que parecía haber detrás de la vida de Kilian y Jacobo en Sampaka, pero a su vez, la propia historia de Clarence también me producía mucho interés; es más, estaba deseando llegar a los capítulos de la línea temporal actual para ver qué ocurría. Porque esa es una de sus peculiaridades, vivimos en la misma novela dos tiempos argumentales muy diferentes que la autora ha sabido ir tejiéndolos a la perfección hasta dejar todo bien hilado.2015122318460674296

La mayor carga en cuanto a la trama la encontramos en los capítulos dedicados al tiempo pasado entre los años 50 y 70 de los dos jóvenes en la isla. Eso hace que otro de sus puntos fuertes sea la ambientación. Se nota que la autora se ha empapado de historia y que ha tenido acceso a testimonios de primera mano porque ha hecho que el relato sea muy creíble y consistente.

Otro punto que enriquece a la novela es el doble perspectivismo porque nos permite conocer la historia desde el punto de vista de los hermanos y de Clarece y esa manera de narrar es muy positiva para el lector.

Finalmente, sólo me queda deciros que en Palmeras en la nieve encontraréis amor, historia y grandes secretos. Todo esto narrado de manera sencilla y ágil que os enganchará en la unión de dos culturas muy diferentes.

Os la recomiendo y cuando vea la película haré mi entrada comparándolas aunque ya veo difícil que sea capaz de captar toda la belleza que transmite la novela y que hay cambios.

Reseña: La chica del tren, Paula Hawkins.

¡Buenas!

La reseña de hoy es de un libro que está causando furor desde comienzos del verano, La chica del tren de Paula Hawkins. Una novela de intriga, misterio y policiaca. No sé porqué desde la primera vez que supe de él fui algo reticente pero al final, me lancé a leerla a principios de mes con la lectura conjunta de quélibroleo.com.

La sinopsis de la historia sería la siguiente: Rachel, una mujer divorciada y con un grave problema de alcoholismo, coge todos los días el tren que se dirige a Londres. Sentada en el vagón observa el paisaje y siempre se fija en una casa donde un matrimonio joven vive feliz, o eso se imagina ella mientras intenta adivinar como será su vida. Pero un día todo cambia cuando ve un hecho que le llama la atención y posteriormente, la chica que ella miraba desde el tren es declarada desaparecida. A partir de aquí, como os podéis imaginar, la trama se complica y nos metemos de lleno en descubrir que fue de ella.

9788408141471

Cuando decidí leer el libro ya había visto que tiene muy buenas críticas por lo que pensé “¿A quién no le gusta leer una buena novela de intriga?”…pero tengo que decir que ha sido una gran decepción. No sólo porque realmente no me llegó a enganchar sino que además cada vez que me internaba más en la historia me parecía más predecible. A lo mejor es que tuve un momento de máxima intuición pero me olí el final bastante antes de que llegara.

La historia nos la cuentan tres personajes femeninos y los tres me han parecido bastante planos y muy tipo: la divorciada que no lo acepta y se dá a la bebida, la nueva esposa antes amante y obsesionada con la exmujer, y, finalmente, la recien casada joven que no es tan feliz como debería serlo. Tengo que decir que es precisamente la mujer que desaparece a la que veo más interesante como personaje, sobre todo por todo aquello que quiere esconder y que vas conociendo a lo largo de la novela.

Creo que la autora se equivoca al tardar tanto en meternos en el asunto real del libro ya que desde la página cinco lo intuyes pero se pasa casi otras cien contándonos la vida de Rachel, la cual resulta ser aburrida y en muchas ocasiones repetitiva. Y por si esto fuera poco, una vez que se presenta el suceso da la sensación que el argumento se para y empieza a dar vueltas todo el tiempo sobre lo mismo. Con lo cual a mi se me hizo incluso pesada y lenta. No sé si esta hecho para rellenar más hojas pero vamos que, en mi opinión, un gran error.

Por lo menos cuando llega el final coge ritmo e interés hasta que todo se resuelve. Sin duda una pena porque creo que la historia en sí no es mala pero que la forma de hacérnosla llegar no es la correcta.

En conclusión, me parece una historia de intriga más, que se deja leer para pasar un rato entretenido. Sin duda han apostado fuerte por ella (ya han vendido sus derechos para una película) y han hecho una gran campaña de marketing pero, sintiéndolo mucho, a mi no me ha gustado.

Reseña: La Biblioteca de los Muertos, Glenn Cooper.

Hoy voy a hablaros de un libro que no sé cómo ni cuándo llegó a mis manos pero que hace unos meses, cuando no sabía que leer, simplemente estaba allí. Esta novela negra de intriga debía llevar mucho tiempo (con eso quiero decir a lo mejor años) esperando en mi e-reader a que por fín tuviera tiempo para ella. Su titulo en castellano es La Biblioteca de los Muertos pero su título original y tal como yo lo tenía es Secret of the Seventh Son, es decir, nada que ver el uno con el otro pero los dos avanzan puntos interesantes de la historia.

Normalmente, para escoger una lectura me baso en varias razones: la principal es el instinto, hay libros que sólo por el título o la portada ya me atraen y otros me aborrecen; también me gusta pasearme por los pasillos de las librerías e ir leyendo de aquí y de allá la contraportada; y otra opción es por el boca a boca, recomendaciones, best-seller, etc. El caso es que en esta ocasión no sabía a lo que me enfrentaba porque, sinceramente, no me acordaba porqué lo había escogido ni de qué trataba. Pues de esa forma me puse a leer y a dejar que me sorprendiera totalmente.

Antes de nada, contaros que La Biblioteca de los Muertos, publicada en 2010 en castellano, es el primer libro de una trilogía (de lo cual me enteré posteriormente) y los títulos que le siguen son El libro de las almas y El fin de los escribas. Ambos aún pendientes de lectura, pero en mi lista de “must”.

La novela, dividida en dos tiempos totalmente diferentes e incluso con un tercero a mediados del s.XX , empieza con una serie de asesinatos ocurridos en New York en los que todos los fallecidos días antes habían recibido una postal con la fecha de su muerte. Será el agente del FBI Will Piper junto a Nancy Lipinski los encargados de resolver el caso. Mediante los saltos en el tiempo el autor nos dirige paralelamente a la Bretaña del siglo VIII donde en un convento Octavus es abandonado. Es un niño peculiar que no habla y no interacciona, lo único que hace es escribir fechas y nombres. A partir de ahí la acción se desencadena y las preguntas y el misterio nos atrapan.

En un principio la historia puede resultar caótica con saltos de un lado a otro y ya no sólo de la actualidad a la Edad Media sino también de un día de asesinato a otro, de cambios de escenarios y de personajes. Esta es para mi la parte más dura de la novela porque yo por lo menos no era capaz de situarme. El momento clave lo alcancé sobre la página 80 (de las 432 que tiene) cuando todo empezó a encajar en mi mente y a tener sentido. Ahí me enganché de lleno. Sin duda es una de esas tramas que te atrapa y no te suelta hasta que llegas a su punto final.

Creo que el autor ha conseguido aunar a la perfección las diferentes líneas argumentales abiertas, lo que empieza siendo con fuerza una novela negra va perdiendo fuerza para convertirse en novela de misterio y llega a un final verosímil metiendo de por medio al mítico Área 51 estadounidense.

El punto débil es sin duda que los personajes ya que caen en muchos tópicos: agente casi retirado del FBI que se da a la bebida, divorciada, al cual sus jefes ya no lo respetan y hace las cosas a su manera; o el típico empollón amigo de la universidad de Will que nunca ha sido capaz de sociabilizarse y era el blanco de las burlas de todos.

El libro está narrado en tercera persona, de forma clara y sin detenerse en largas descripciones que ralenticen la acción. Por lo que se hace muy amena y fácil de leer. Además el autor consigue mantener la intriga dándonos la información poco a poco lo que aún te hace estar más enganchado a la lectura.

Totalmente recomendada para todo tipo de lectores especialmente para los que adoran las novelas de intriga y misterio. Nos os va a decepcionar y sólo querréis leerla de un tirón.