Libros vs Pelis: La playa de los ahogados

Como anuncié en Twitter la semana pasada fui a ver la adaptación cinematográfica de La playa de los ahogados o A praia dos afogados de Domingo Villar y hoy os traigo mi visión sobre la misma.

a praia dos afogadosEl libro cayó en mis manos cuando lo publicó la editorial Galaxia en 2011 y yo de aquella estaba preparando mi examen para obtener el título de gallego, así que me vino genial. Anteriormente ya había leído Ollos de auga, novela del mismo autor con el mismo personaje protagonista, y ya me consideraba fan de Leo Caldas y sus casos para resolver. Os pongo en situación.

En la playa de Panxón (pueblo cercano a Vigo) aparece el cadáver de un marinero del lugar con las manos atadas por una brida. Todo apunta por lo tanto al suicidio, pero hay varios aspectos que no encajan del todo y será Leo Caldas junto con su ayudante Rafael Estévez los encargados de acabar descubriendo un crimen que tendrá relación con otro ocurrido muchos años atrás.

Son muchos los interrogantes que se nos plantean en La playa de los ahogados y todos los resuelve Domingo Villar con maestría en esta obra tan bien hilada. Algo que me parece destacable en su éxito, además de la personalidad de los personajes principales, es que el lector es partícipe de todos y cada uno de los avances que se van realizando y de esta forma parece convertirse en un inspector de policía más; incluso cayendo en los mismos errores que estos.

Cuando me enteré que se iba a adaptar al cine la idea me pareció fantástica, pero al ver las críticas, a mi parecer muy duras, de las que se hacían eco los periódicos, webs y revistas empezó a darme algo de reparo. ¿Sería un fracaso? Finalmente, me decidí a ir a verla coincidiendo con la Fiesta del Cine y salí de la sala muy contenta.La playa de los ahogados

Primero, porque iba con el miedo de que fuera totalmente en castellano cuando eso me hubiera decepcionado bastante, pero no, en la película se mezclan ambas lenguas. Dando así más verosimilitud a la historia. Así que esa fue la primera y grata sorpresa.

Segundo, porque es muy fiel al libro. Cierto es que fue el propio novelista el que adaptó la historia y los diálogos de La playa de los ahogados al guión con lo que no cabía esperar grandes desviaciones. Otro acierto a mi parecer.

Tercero, porque ¿a quién no le gustaría ver su ciudad y los alrededores de esta reflejados en una película? Creo que solamente por la escenografía merece la pena ir a verla. Me encanta el enfoque fotográfico que produce. Sin duda soy una enamorada de Galicia y pese a no ser nativa de aquí, me siento muy gallega.

Cuarto, creo que la elección de los actores ha sido muy correcta. En especial me encantó la interpretación de Antonio Garrido dando esos toques cómicos propios de su personaje Rafael Estévez. Carmelo Gómez cumple en su interpretación del inspector Leo Caldas y me sorprendió ver muchas otras caras conocidas en este filme que sin duda aportan su buen hacer.

Y finalmente, salí muy contenta porque creo que este filme no sólo cuenta el suceso principal de la historia sino que refleja muy bien el carácter que tanto se les achaca a los gallegos y que tan bien se plasma en el libro.

Como veis es una novela y película policíaca en la que la acción cabría creer que está asegurada y sin embargo, la película peca de ser muy dialogada y falta ese empuje final que pueda atrapar totalmente al espectador que no ha leído el libro.

Otro aspecto que eché en falta fue la colaboración radiofónica en la que participa Leo Caldas en La playa de los ahogados y que lo hace que sea famoso en toda la comarca. Ese matiz creo que le hubiera dado más carisma al personaje que interpreta Carmelo Gómez.

A continuación os dejo el trailer de La playa de los ahogados. Sólo me queda concluir diciendo que creo que es una buena adaptación y recomendando que vayáis a verla y luego me comentéis que os ha parecido.

Reseña: La Biblioteca de los Muertos, Glenn Cooper.

Hoy voy a hablaros de un libro que no sé cómo ni cuándo llegó a mis manos pero que hace unos meses, cuando no sabía que leer, simplemente estaba allí. Esta novela negra de intriga debía llevar mucho tiempo (con eso quiero decir a lo mejor años) esperando en mi e-reader a que por fín tuviera tiempo para ella. Su titulo en castellano es La Biblioteca de los Muertos pero su título original y tal como yo lo tenía es Secret of the Seventh Son, es decir, nada que ver el uno con el otro pero los dos avanzan puntos interesantes de la historia.

Normalmente, para escoger una lectura me baso en varias razones: la principal es el instinto, hay libros que sólo por el título o la portada ya me atraen y otros me aborrecen; también me gusta pasearme por los pasillos de las librerías e ir leyendo de aquí y de allá la contraportada; y otra opción es por el boca a boca, recomendaciones, best-seller, etc. El caso es que en esta ocasión no sabía a lo que me enfrentaba porque, sinceramente, no me acordaba porqué lo había escogido ni de qué trataba. Pues de esa forma me puse a leer y a dejar que me sorprendiera totalmente.

Antes de nada, contaros que La Biblioteca de los Muertos, publicada en 2010 en castellano, es el primer libro de una trilogía (de lo cual me enteré posteriormente) y los títulos que le siguen son El libro de las almas y El fin de los escribas. Ambos aún pendientes de lectura, pero en mi lista de “must”.

La novela, dividida en dos tiempos totalmente diferentes e incluso con un tercero a mediados del s.XX , empieza con una serie de asesinatos ocurridos en New York en los que todos los fallecidos días antes habían recibido una postal con la fecha de su muerte. Será el agente del FBI Will Piper junto a Nancy Lipinski los encargados de resolver el caso. Mediante los saltos en el tiempo el autor nos dirige paralelamente a la Bretaña del siglo VIII donde en un convento Octavus es abandonado. Es un niño peculiar que no habla y no interacciona, lo único que hace es escribir fechas y nombres. A partir de ahí la acción se desencadena y las preguntas y el misterio nos atrapan.

En un principio la historia puede resultar caótica con saltos de un lado a otro y ya no sólo de la actualidad a la Edad Media sino también de un día de asesinato a otro, de cambios de escenarios y de personajes. Esta es para mi la parte más dura de la novela porque yo por lo menos no era capaz de situarme. El momento clave lo alcancé sobre la página 80 (de las 432 que tiene) cuando todo empezó a encajar en mi mente y a tener sentido. Ahí me enganché de lleno. Sin duda es una de esas tramas que te atrapa y no te suelta hasta que llegas a su punto final.

Creo que el autor ha conseguido aunar a la perfección las diferentes líneas argumentales abiertas, lo que empieza siendo con fuerza una novela negra va perdiendo fuerza para convertirse en novela de misterio y llega a un final verosímil metiendo de por medio al mítico Área 51 estadounidense.

El punto débil es sin duda que los personajes ya que caen en muchos tópicos: agente casi retirado del FBI que se da a la bebida, divorciada, al cual sus jefes ya no lo respetan y hace las cosas a su manera; o el típico empollón amigo de la universidad de Will que nunca ha sido capaz de sociabilizarse y era el blanco de las burlas de todos.

El libro está narrado en tercera persona, de forma clara y sin detenerse en largas descripciones que ralenticen la acción. Por lo que se hace muy amena y fácil de leer. Además el autor consigue mantener la intriga dándonos la información poco a poco lo que aún te hace estar más enganchado a la lectura.

Totalmente recomendada para todo tipo de lectores especialmente para los que adoran las novelas de intriga y misterio. Nos os va a decepcionar y sólo querréis leerla de un tirón.